Ventajas de las estufas de pellets

No es de extrañar que las estufas de pellets se hayan posicionado como uno de los métodos más demandados en los últimos años para calentar una vivienda. Sus ventajas y beneficios hacen de este sistema de calefacción toda una revolución en relación al modo de climatizar un inmueble en temporada de fríos.

Para todo aquel que no lo sepa, cabe aclarar que una estufa de pellets no es otra cosa que un sistema de calefacción renovable.

Esta cualidad se lleva a cabo gracias a que genera y aporta calor usando un combustible totalmente renovable llamado pellet. Este material se fabrica a partir de residuos vegetales completamente ecológicos. El pellet se introduce en el interior de la estufa donde se procesará, mediante una conexión eléctrica, para dar calor a la estancia donde se haya instalado.

7 ventajas de colocar una estufa de pellet 

A modo de resumen se pueden citar las siguientes ventajas de instalar una estufa de pellets en casa.

1. Sistema ecológico

Comenzando por ser un sistema de calefacción altamente ecológico, renovable y de bajas emisiones de CO2, que lo convierten en el sistema más ecofriendly del mercado. Si te preocupa el medioambiente, este es tu sistema de calefacción. Los pellets están compuestos principalmente de madera triturada.

2. Alta eficiencia

Usar estufas de pellets logra un elevado nivel de confort térmico, lo que hace que, en las viviendas y demás espacios donde se ubiquen, los usuarios obtengan una mejora en la calidad de vida en los días fríos del año.

Este tipo de objetos ofrecen un alto poder calorífico y un alto rendimiento, por lo que se optimiza su uso en cualquier instalación.

3. Muy económicos

El combustible utilizado es de desecho, por lo que resulta muy económico. Su precio en el mercado, además, es bastante estable, sin subidas ni bajadas imprevistas.

Por otro lado, al estar cada día más extendido su uso, es habitual encontrar sacos de este material en cualquier establecimiento comercial, por lo que no hay que recorrer grandes distancias (con el gasto que eso conlleva) para adquirirlos.

De manera global, el ahorro energético que se logra con este sistema es muy importante frente a otros combustibles utilizados en calefacción.

4. Cómodos

Su instalación es realmente sencilla, produciendo calor de calidad y una agradable sensación térmica allá donde se coloque.

Al tener un alto poder calorífico, con pequeñas cantidades de pellets se consigue una gran cantidad de energía. Se consideran ideales para calentar rápidamente pisos pequeños o zonas concretas.

5. Sistema muy limpio y fácil de mantener

Si se comparan con las chimeneas tradicionales de leña, su salida de humo es más discreta y se ensucian mucho menos. Así mismo, comparativamente, los pellets ocupan mucho menos espacio que la leña y no desprenden restos ni virutas.

Por otro lado, los pellets no producen ningún tipo de olor, muy al contrario de lo que ocurre cuando se quema la parafina u otros gases para obtener calor.

El mantenimiento y limpieza de las estufas de pellets se lleva a cabo de manera sencilla y rápida. Al ser estufas que funcionan por combustión, generan residuos, retirar las cenizas será fundamental para asegurar un óptimo funcionamiento.

Para llevar un cuidado básico y eficiente solo habrá que retirar el depósito (cenicero) donde caen las cenizas resultantes de la combustión del pellet, sacudirlo y limpiarlo pasándole un cepillo. Para dejarlo completamente limpio, se le puede pasar un aspirador.

6. Seguros

Aunque en términos de seguridad y riesgo de provocar un incendio estas estufas se portan del mismo modo que una chimenea de leña, la diferencia es que las estufas de biomasa (de pellets) trabajan automáticamente y se consideran bastante más seguras. El combustible utilizado es difícilmente inflamable y tampoco explota, a diferencia del gasoil o del gas.

En cualquier caso, hay que prever un buen funcionamiento en la ventilación del intercambiador, la estufa no debe nunca dejar de ventilarse.

En el supuesto de que se de un fallo electrónico, la estufa reciba más combustible del necesario y la ventilación sea insuficiente, debe auto apagarse gracias a sus sensores.

7. Fáciles de usar

La última de las ventajas que se van a relacionar en este artículo es que funcionan de forma automática y apenas necesitan mantenimiento.

No se necesita ser un experto, ni tener habilidades para encender el fuego en este tipo de máquinas. La mayoría de ellas son programables e incluso pueden encenderse y ajustarse a distancia utilizando wi-fi.

Como se ha mencionado en el apartado número 6, ante cualquier anomalía, error o riesgo detienen su funcionamiento, por lo que tampoco habrá que preocuparse en este sentido.

En términos generales son muy fáciles de utilizar, sobre todo los modelos modernos que ya vienen completamente automatizados. En estos nuevos diseños basta con pulsar un par de botones para hacer funcionar la estufa.

Las más modernas incorporan nuevas funcionalidades, como termostatos digitales, distintas formas de programación e incluso permite la posibilidad de controlarlas desde un dispositivo móvil. 

Cuántos tipos de estufas de pellets existen

A pesar de lo que se pudiera pensar en un principio, no existe una sola opción para elegir una estufa de biomasa. Aunque todas ellas ofrecen los mismos beneficios ya enumerados, existen diferencias entre los tres principales modelos; de aire, canalizable y la termoestufa.

Estufas de pellets de aire

Son las más básicas, pero también las más ecológicas y eficientes, lo que las convierten en las más demandadas. Con este modelo, además de emitir calor con la quema de pellets, se podrán utilizar otro tipo de residuos naturales, como los huesos de las aceitunas o las cáscaras de almendras, entre otros.

Posee, como ya se ha indicado, la más alta eficiencia energética, aprovecha hasta un 80% de la energía que genera. Gracias a un display o termostato, el usuario podrá regular la temperatura que se quiere alcanzar, optimizando el confort.

Canalizable

En este otro modelo se agrupa todas las características anteriormente mencionadas, además de llevar un ventilador adicional, por lo que son capaces de impulsar el aire caliente y calentar estancias de mayores dimensiones o habitaciones contiguas a aquella donde se encuentra ubicada.

La termoestufa

De todas esta es la más completa y, por tanto, también la de más elevado precio. Su equipamiento permite calefactar la habitación en la que se encuentra, así como alimentar el circuito de radiadores de agua.

En su diseño incluye la opción de autoapagado si detecta algún tipo de anomalía en su sistema. Por este motivo también se considera la más segura de las tres.

 

En definitiva, sus pequeñas diferencias no impiden su denominador común que es el ser capaz de calentar rápidamente y con un bajo gasto energético las estancias donde se instalan.

Sin lugar a dudas, son las máquinas que mejor calientan de forma sostenible, permitiendo al mismo tiempo un ahorro energético y económico importante. Unas características que se consiguen fundamentalmente debido a la naturaleza de su combustible, el pellet.

Una última ventaja; la instalación de una estufa de pellets

Sorprendentemente, instalar una estufa de pellets es realmente sencillo, basta con una conexión de salida de gases, que se compondrá de un tubo de acero homologado, la chimenea y su correspondiente sombrerete.

Del mismo modo, es imprescindible contar con una salida de humos, ya sea que esté preinstalada o se puede efectuar, una conexión eléctrica que no esté muy lejos y, si fuera posible, un lugar para almacenar los sacos pellets cerca de la estufa (por comodidad).

Para llevar a cabo esta instalación de forma correcta y segura, para la conexión de salida de gases a la chimenea se va a necesitar que los tubos sean de alta calidad, de gran espesor y muy resistentes (de entre 80 y 100 mm de diámetro).

Estos conductos para las salidas de humos de las estufas de pellets deberán estar localizados en la parte trasera y estar fabricados en acero vitrificado o inoxidable.

Es imprescindible que el lugar donde vaya instalada la estufa tenga una buena ventilación, sino es así, se deberá proceder a realizar una toma de aire exterior. Así mismo, se deberá elegir el tamaño y potencia adecuados para las dimensiones del espacio que se tiene que calentar.

Por último, tiene que estar colocada en un lugar sin desniveles, que soporte el peso de la estufa, lo más cerca posible a una pared exterior y a la salida de humos, para no alargar demasiado el tubo de evacuación.

¿Estás interesado en comprar una estufa de pellets? Mira nuestras estufas

 

Deja un comentario

Carrito de compra
Ir arriba
Abrir chat
Soy Mari, ¿Necesitas ayuda?