Cómo elegir la estufa de pellets ideal para tu salón o cocina

 

Las estufas de pellets, ya sea por comodidad, respeto al medioambiente, por su alta eficiencia, por ser muy económicas, seguras, fáciles de usar, limpias y fáciles de mantener, cada día aumenta en el número de usuarios que optan por este sistema de calefacción. Sus numerosas ventajas han supuesto una auténtica revolución en el sistema de calefacción.

En un mundo que busca soluciones ecológicas y eficientes, las estufas de pellets se presentan como un valor seguro. Pero elegir uno de los tipos o modelos existentes, no es sencillo, dependerá de ciertas características del entorno donde deberá ubicarse y de las necesidades a cubrir.

Estas son las consideraciones que hay que tener claras al elegir una estufa de pellets.

La estancia donde se ubicará

Esta será la primera y más importante de las decisiones a tener en cuenta, tanto por las dimensiones de la habitación a calentar como por el hecho de que deberá tener instalada una salida de humos o realizarla en caso de no tenerla. Esta salida de gases deberá dirigirse a la cubierta de la vivienda, es decir, a la parte más alta, ya que está terminantemente prohibido que se coloque como salida directa a la fachada.

Otra de las consideraciones deberá ser el lugar de la sala que vaya a ocupar, ya que tendrá que estar lo suficientemente ventilado y alejado de cualquier material que pueda quemarse y provocar un incendio, como las cortinas, las alfombras o cualquier otro objeto inflamable.

En cualquier caso, la estufa de pellets debe tener un espacio alrededor completamente libre y despejado de al menos dos metros desde la salida del aire caliente para que este pueda circular sin obstáculos y calentar la estancia.

La potencia necesaria

Este es otro de los factores evidentes, según la superficie a cubrir, así deberá ser la potencia de la estufa. Para calentar un salón o grandes y espaciosas estancias lo más aconsejable es una estufa de pellets de aire. Si se requiere calentar habitaciones contiguas, lo mejor será una estufa canalizable, y si el lugar es pequeño, bastará con una estufa de fondo reducido.

En cualquier caso, para calcular cuál es la potencia necesaria se puede aplicar una fórmula muy sencilla, válida para cualquier espacio.

Como modelo orientativo hay que saber que con 1 kilovatio se podrá mantener caliente alrededor de los 10 metros cuadrados. Por tanto, la operación para averiguar qué potencia se requiere es una sencilla regla de tres.

Para cubrir un espacio de 50 metros cuadrados, debería poseer una potencia de 5 kilovatios.

Así mismo, cabría tener en consideración otros elementos importantes para calcular con más acierto la potencia de la estufa, como, por ejemplo, la calidad de los materiales del inmueble, el tipo de aislamiento, el clima del lugar donde se ubica la vivienda, así como el tipo y cantidad de muebles que se encuentran dentro de la estancia a calentar.

La cantidad de habitaciones contiguas a calentar

El modelo de estufas de pellets canalizable permite calentar varias habitaciones, distribuyendo su calor por varias estancias. Una termo estufa de pellets también podrá llevar a cabo esta función si suministra agua caliente a los diferentes radiadores que se hayan instalado por las habitaciones o a través de un suelo radiante.

Para calcular la potencia necesaria habrá que llevar a cabo la fórmula anterior sumando el número de habitaciones que reciben el calor.

Como cabe imaginar, el gasto y el incremento del precio de la instalación serán considerables.

Es importante realizar bien los cálculos y saber a ciencia cierta cuál es el sistema que más conviene para tener una vivienda con una temperatura equilibrada y confortable en los meses de invierno antes de llevar a cabo la elección.

Algunas consideraciones extra

Ya se ha comentado brevemente que existen tres tipos de estufas de pellets, cada cual útil para un tipo de estancia o necesidad. Sea cual sea la que se elija finalmente, es importante que cuente con termostatos para ajustar y controlar la temperatura.

Estos complementos consiguen, al igual que una estufa tradicional, optimizar el ahorro energético, ya que desconectarán la potencia de calor cuando este alcance el nivel deseado.

Además, incrementará notablemente la comodidad de su uso al poder programarlo, algunos a distancia por wi-fi e incluso desde el teléfono móvil.
Si fuera posible, también es aconsejable que la estufa de pellets que se adquiera posea una alarma que avise cuando queda poco tiempo para que se consuman los pellets por completo y, de este modo, reponerlos sin que se pierda calor.

En relación a las marcas

El mercado de las estufas de pellets crece a buen ritmo, aumentando el número de marcas que ofrecen este tipo de calefactores. Marcas de referencia como Fuoco-Vivo, Ipercalor, Bronpi, Haverland o Ferroli no suelen defraudar. Antes de decidirse por una o por otra, hay que asegurarse que la marca elegida posea un servicio técnico en la misma localidad o provincia, cerca, en cualquier caso, de donde se tenga instalada. Y es que este tipo de calefactores requieren de un mantenimiento profesional cada dos años.
Además, es interesante asegurarse, buscando en foros especializados o en la misma web, leyendo los comentarios, si el servicio técnico es lo suficientemente bueno, atento y económico.

El almacenamiento de los pellets

Un último consejo para una óptima utilización de estas estufas se refiere al almacenamiento de los sacos de pellets que se utilizarán para su funcionamiento.

Es recomendable habilitar un espacio cerca de la estufa con capacidad suficiente para uno o dos sacos, de este modo no habrá que abandonar el calor de la sala para buscar el alimento de esta estufa. Cabe recordar que el consumo medio estimado es de un kilo de pellets por hora.
Por otro lado, se deberá buscar un lugar seco, sin ningún contacto posible con el agua, donde almacenar el resto de sacos adquiridos. Lo habitual es comprarlos por palets, para que resulten más rentable, pero requieren, lógicamente, un espacio más amplio para almacenarse.

Es necesario que la habitación destinada a este propósito se mantenga aireada y con una temperatura estable de unos 20 º C.
De no contar con demasiado espacio de almacenamiento, se recomienda comprar menos cantidad para evitar que se humedezca.

No se deben apilar los sacos a una altura excesiva, para que la presión no rompa el sellado de los sacos y queden abiertos, y también para que puedan ser retirados sin esfuerzo. Un lugar bastante común son los garajes o cobertizos, donde se facilita la carga y descarga de este material.

¿Estas interesado en comprar una estufa de pellets? Mira nuestros modelos.

Deja un comentario

Carrito de compra
Ir arriba
Abrir chat
Soy Mari, ¿Necesitas ayuda?